Blog

La paradoja del sector TI
Lunes, 23 Mayo 2016 10:30 ¡Sé el primero en comentar! Compensación

Los medios de comunicación nos recuerdan periódicamente que el sector de servicios de Tecnología de la información no puede satisfacer la demanda de profesionales.

Pero la realidad es que las Universidades llevan alertando, desde hace tiempo, del menor interés de los jóvenes universitarios por los grados de Ingeniería Informática y de Telecomunicaciones.

Si además tenemos en cuenta que los estudios en Informática o Ciencias de la computación son la segunda formación con mayor tasa de empleo en 2015 según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), solo por detrás de Matemáticas y Estadística, se plantea una paradoja que condiciona el futuro del sector de servicios de Tecnología de la Información en España.

¿Cuáles creemos que son las posibles causas de esta situación?

Más allá del estereotipo de la profesión que trasladan los modelos de “start ups” de Silicon Valley, lo cierto es que el mayor volumen del empleo del sector TI en España está vinculado con modelos empresariales y de externalización de servicios TI donde la expectativa de carrera profesional está muy limitada si no totalmente ausente.

Cuando hablamos de expectativas de carrera profesional, nos queremos referir a que el profesional pueda percibir que la empresa que está interesada en su contratación, le está facilitando un entorno donde mejorar sus conocimientos, experiencias y retribución en los próximos 3 a 5 años si su rendimiento es óptimo.

Esta proliferación de empleo con bajas expectativas profesionales y alta volatilidad es lo que creemos que está provocando que los jóvenes dejen de tener interés en unas profesiones que, por otra parte, pueden llegar a ser altamente creativas y enriquecedoras.

¿Qué se puede hacer para reconducir esta situación?

Parece primordial que los diferentes actores (Empresas del sector, Clientes y Administraciones públicas) y la Sociedad en general, tomen conciencia de que el sector TI es un sector estratégico para el futuro y la calidad del empleo en los próximos años.

Esta concienciación pasa por reconocer que el crecimiento y desarrollo de este sector debe basarse en el desarrollo de productos innovadores y en la prestación de servicios de alto valor añadido y eficiencia que requieren de profesionales altamente cualificados y adecuadamente remunerados.

Pero, ¿cómo creemos que pueden ayudar a resolver este problema cada uno de los actores?

Las empresas del sector TI
  • Convencerse de la fuerte correlación entre la calidad de servicio y las perspectiva profesional de las personas que integran sus equipos.
  • Establecer políticas de contratación con visión a 3 años. Explicitando cual debería ser el itinerario profesional esperable de la persona en este periodo.
  • Reducir la subcontratación entre empresas del sector al mínimo posible, pero, sobre todo, limitándola a su naturaleza que es la subcontratación de servicios y no de personas.
  • Excluir del sector a empresas “trituradoras de profesionales” por sus prácticas y modelos de negocio basados exclusivamente en la prestación de trabajadores.
Los clientes de servicios TI
  • Revisar sus modelos de contratación/externalización de servicios para facilitar a las empresas subcontratadas una adecuada gestión de sus profesionales
  • Simplificar y rediseñar sus modelos de gestión de sus servicios TI, evitando modelos de subcontratación orientados a obtener exclusivamente flexibilidad en la contratación
  • Controlar y limitar al máximo posible el encadenamiento de subcontrataciones por parte de sus proveedores

A este respecto, la proliferación actual de iniciativas de “insourcing” de servicios TI viene a destacar, en muchos casos, el fracaso de un modelo en el que se llega a ahogar la capacidad de gestión de las empresas de servicios TI, afectando a la calidad de los profesionales que prestan el servicio y por consiguiente, al propio servicio.

Las Administraciones Públicas

Además de su importante papel como Clientes de servicios de tecnología, es necesario que los políticos y gestores de nuestras Administraciones públicas tomen iniciativas en:

  • Valoración de los proyectos de implantación de empresas. Establecer parámetros de valoración del proyecto empresarial en términos de “know how” real aportado y del compromiso con la creación de empleo de calidad, que no necesariamente tiene que ser empleo estable, y evitar modelos intensivos en empleo, pero exclusivamente basados en diferenciales coyunturales de coste.
  • Perseguir de manera efectiva e intensiva la cesión ilegal de trabajadores
  • Favorecer la proximidad. La calidad del empleo tiene que ver con el asentamiento de los profesionales formados en la zona y en la capacidad para atraer a profesionales de otras zonas. Para ello, creemos que las Administraciones locales deben favorecer a las empresas que presten sus servicios desde centros estables en la zona.
Prev Next
Etiquetado bajo
Deja un comentario

Asegurese de introducir toda la información obligatoria (indicada con un asterisco *). No se permite código HTML.